HOME       VOLUNTEER OVERSEAS       BLOGS

Monday, August 24, 2015

A pocos días de terminar el programa…



Han pasado 9 semanas del programa, ya nos despedimos de las personas con la que hemos venido trabajando a los largo del programa, esta semana nos despedimos de los centros con los que trabajábamos y del punto comunitario en Pasankeri al cual asistíamos. 

Esta fue mi experiencia más larga en un programa de voluntariado y la verdad lo disfrute al máximo porque me encantó realizar las diversas actividades que teníamos planeadas durante la semana, desde jugar con los niños, planear y dar las sesiones. 

Las primeras semanas mi equipo tuvo muchas cancelaciones de las sesiones, pero siempre encontrabas que hacer. Muchos de los niños con los que trabajábamos son personas muy dinámicas y están siempre sugiriendo una actividad para realizar o esperan que tú sugieras una actividad y  ellos se llegan a comprometer y envolver tanto con la actividad que generalmente eran los más felices con las visitas que realizábamos a los centros. 





Creo que las actividades que realizábamos llegaron a ser muy importantes tanto en el desarrollo personal de los niños como el de nosotros. Todo principio es complicado pero gracias a las ganas de trabajar que todos mostraban pudimos sobrellevar muchas situaciones y entrar a un ritmo de trabajo imparable y cada vez más ambicioso. 

En el centro de Las Lomas realizamos diversas sesiones de juegos con los niños, desde deportes hasta los juegos más infantiles que podíamos recordar, a veces no podías creer como el juego más simple era el que se volvía el favorito de los niños, creo que jugué por los menos unas 50 veces “Qué hora es señor lobo…” tanto en el centro como en el punto comunitario. En el punto comunitario al cual asistíamos nos dedicamos a dar soporte a las educadoras con las diversas actividades ya programadas pero también teníamos juegos, deportes y manualidades .Justo el día que hicimos manualidades era el día de la amistad y las niñas que hicieron las manillas nos regalaron una manilla a cada uno de mi equipo. 


El trabajar con dos voluntarios británicos fue al principio algo  complicado ya que si bien puedo comunicarme en inglés su fluidez y su acento dificultaba mi entendimiento, pero uno se va acostumbrando y realmente me siento muy afortunada de haber compartido con ellos. En el equipo llegamos a encontrar un balance, ya que si bien disfrutamos mucho nuestra compañía y podíamos estar horas solamente riendo también podíamos trabajar sin parar y tener un resultado que satisfacía a cada uno de nosotros. 

El impacto del proyecto no es algo que lo puedas ver o medir ese momento, pero yo realmente creo que hemos contribuido en la vida de esas personas, ya que a medida que pasaba el tiempo se notaba como crecía el interés de aprender, el trato que tenían contigo cada semana era más amistoso, más lleno de confianza y la mejor manera que tienen los niños de retribuirte es con sonrisas, abrazos e incluso regalos que ellos mismos hacen.  





En el tiempo que hemos compartido juntos hemos formado una amistad muy bonita y muy unida, en las buenas y en las malas creo que siempre podías contar con alguien que te abrace o que intente sacarte una sonrisa para hacerte sentir mejor. Realizar un trabajo de voluntariado es algo que ayuda a todos los involucrados en diversas formas, creo que este tipo de experiencias son las que valen y son necesarias en la vida de las personas ya que la vida está hecha de vivencias y experiencias que te hacen cada día más fuerte y una mejor persona.  




Esta es una de las mejores experiencias que tuve en la vida… gracias ICS por la oportunidad y a seguir adelante para lograr un cambio en el mundo!
 

No comments:

Post a Comment